“Pudieras decirme que mi trabajo es la belleza encarnada o que estoy perdiendo el tiempo, pero no afectarías mi serenidad interior. Esta actitud se llama: conocer tu propio valor. ¿Y cuál crees que es mi propio valor? El cero absoluto.”

Taisha Abelar