“Los árboles meditan en invierno,

gracias a ello florecen en primavera,

dan sombra y frutos en verano

y se despojan de lo superfluo en otoño”

Proverbio Zen