Llena de vida cada segundo

El valor del instante vivido

supera la eternidad de inexistencia.

Vladimir Jankélévitch