Usted y todos los demás que habitan este planeta “nacieron libres”, nacieron con libertad para cultivar todo el poten­cial creador interno y vivir en paz con la propia concien­cia. Pero sólo puede usted afirmar esos derechos de nacimiento si está dispuesto a correr los riesgos sociales o “externos” que conlleva el ignorar todas las presiones exteriores que nos mueven a hacer las cosas como otros dicen que “deberíamos hacerlas”.

Wayne Dyer, en “El cielo es el límite”