La humanidad está por fin comenzando a abrirse lentamente como un loto a la luz del amanecer.

Puede dar la sensación de que, como siempre, la vida es algo serio y que no admite distracciones, pero no es así. Estamos evolucionando de forma exponencial, incluso frente a la vida diaria y corriente que parece no saber dónde va, pero que aun así procede con rara exactitud. El ADN cósmico gira y la vida responde.🙂