“… Tu veras, tu veras, tu veras. ¡Oh, toda la potencia de Dios! Él ha hecho del mundo algo que no puede perderse; ha colocado la semilla de todos los seres en cada ser; ha hecho de cada fruta el hueso, y de cada hueso la fruta; ha encerrado al hombre en la bestia y a la bestia en el hombre, a la planta en el guijarro y al guijarro en la planta; ha puesto a la estrella en el cielo y el cielo en la estrella, y se ha colocado a si mismo en todo y todo en si mismo …”

“Conversaciones con la eternidad