El momento del despertar puede ser marcado
por un estallido de risa,
pero esta no es la risa de alguien
que ha ganado la lotería o algún tipo de victoria.
Es la risa de alguien que,
después de buscar algo durante mucho tiempo,
de repente se lo encuentra en el bolsillo de su abrigo.
*
Thich Nhat Hanh