La ciencia del yoga, es como la música; hay un ritmo dentro del cuerpo que puede ser descubierto poniendo atención en cada paso de la Âsana y el cambio entre Âsana y Âsana. Este ritmo es físico, psicológico y espiritual y a menos que haya armonía y melodía, la música no se puede escuchar. El cuerpo es un instrumento realmente sensitivo y receptivo y sus vibraciones como un sonido, expresan la armonía y desarmonía dentro de él. Cada una de sus vibraciones puede sintonizarse con el movimiento. Esta sintonización, es una Âsana.🙂