Es decir, que se han solapado a su propia esencia y que sólo son algo puramente artificial que llamamos Ego y que puede tener tantas formas como quiera, pero que en esencia siempre es lo mismo: un conjunto de condicionamientos, nada más.

Ashânte, Los mensajeros de la mente. Juan Trigo.

Advertisements