Dice un libro sagrado tibetano: “No te preocupes si tu barca está bien o mal pintada, lo que importa es que te ayude a atravesar el río”… Los grandes Maestros nunca trataron de ser Maestros sino de llegar a ser alumnos perfectos. Para un alumno perfecto, un Maestro es todo aquel que le enseña algo, voluntaria o involuntariamente.😉