This slideshow requires JavaScript.

  • La diferencia básica entre un hombre común y un guerrero es que un guerrero toma todo como un desafío, mientras un hombre ordinario toma todo como bendición o maldición.
  • Lo más difícil en este mundo es adoptar el ánimo de un guerrero. De nada sirve estar triste y quejarse y sentirse justificado de hacerlo, creyendo que alguien nos está siempre haciendo algo.
  • Nadie le está haciendo nada a nadie, mucho menos a un guerrero.
  •  Te importa demasiado querer a los otros o que te quieran a ti.
  • Un hombre de conocimiento quiere, eso es todo. Quiere lo que se le antoja o a quien se le antoja, pero usa tu desatino controlado para andar sin pena ni cuidado. Lo contrario de lo que tú haces ahora.
  • Que los otros lo quieren o no lo quieran a uno no es todo lo que se puede hacer como ser humano.
  •  Ahora nos importa perder la arrogancia. Mientras te sientas lo mas importante del mundo, no puedes apreciar en verdad el mundo que te rodea.
  • Eres como un caballo con anteojeras: nada mas te ves tu mismo, ajeno a los demás.
  • La humildad del guerrero no es la humildad del pordiosero. El guerrero no agacha la cabeza ante nadie, pero, al mismo tiempo, tampoco permite que nadie agache la cabeza ante el.
  • Un guerrero toma su suerte, sea la que sea, y la acepta con máxima humildad. Se acepta con humildad así como es, no como base para lamentarse, sino como base para su lucha y su desafio.
  • Preocúpate y piensa antes de hacer cualquier decisión, pero una vez que la hagas echa a andar libre de preocupaciones y de pensamientos; todavía habrá un millón de decisiones que te esperan, ese es el modo del guerrero.
  • Lograr el ánimo de un guerrero no es cosa sencilla. Es una revolución. Considerar iguales al puma y a las ratas de agua y a nuestros semejantes es una acto magnifico del espíritu del guerrero. Se necesita poder para llevarlo a cabo.
  • El espíritu de un guerrero no esta engranado para la entrega y la queja, ni esta engranado para ganar o perder. El espíritu de un guerrero solo esta engrando para la lucha, y cada lucha es la última batalla del guerrero sobre la tierra. De allí que el resultado le importa muy poco.
  • No. No estás haciendo lo posible. Nada mas dices eso porque te suena bien; de hecho, has estado diciendo lo mismo acerca de todo cuanto haces. Llevas años haciendo lo posible sin que sirva de nada. Algo hay que hacer para remediar eso.
  •       La vida para un guerrero, es un ejercicio de estrategia. Pero tú quieres hallar el significado de la vida. A un guerrero no le importan los significados.
  • No hay futuro! El futuro no es más que una manera de hablar. Para un guerrero solo existe el aquí y ahora.
  • Como puedo saber quién soy, cuando soy todo esto? ……. Mi interés ha sido convencerte que debes hacerte responsable por estar aquí, en este maravilloso mundo, en este maravilloso desierto, en este maravilloso tiempo. Quise convencerte de que debes aprender a hacer que cada acto cuente, pues vas a estar aquí solo un rato corto, de hecho, muy corto para presenciar todas las maravillas que existen.
  • Dices que necesitas ayuda. Ayuda para qué? Tienes todo lo necesario para el viaje extravagante que es tu vida.
  • He tratado de enseñarte que la verdadera experiencia es ser un hombre y que lo que cuenta es estar vivo; la vida es la vueltita que ahora estamos tomando. La vida en si misma es suficiente y se explica sola y es completa.
  • El chiste esta en lo que uno recalca. O nos hacemos infelices o nos hacemos fuertes. La cantidad de trabajo es la misma.
  • Para un guerrero el mundo de la vida cotidiana no es real ni está allí, como nosotros creemos. Para un guerrero la realidad, o el mundo que todos conocemos, es solamente una descripción.
  • La explicación no es lo que tu llamarías explicación; sin embargo, aunque no aclara el mundo ni sus misterios, los hace menos pavorosos. Ésa debería de ser la esencia de una explicación, pero no es eso lo que tú buscas. Tú andas detrás del reflejo de ti y tus ideas.
  • Somos perceptores. Nos damos cuenta; no somos objetos; no tenemos solidez. No tenemos límites. El mundo de los objetos y la solidez es una manera de hacer nuestro paso por la tierra mas conveniente.
  • El mundo es así-y-así ó así-y-asá solo porque nos decimos a nosotros mismos que esa es su forma. Si dejamos de decirnos que el mundo es así-y-asá, el mundo deja de ser así-y-asá.
  • Tu problema es que quieres entenderlo todo, y eso no es posible. Si insistes en entender, no estas tomando en cuenta todo lo que te corresponde como ser humano.
  • Deberás eres racional. Y eso significa que crees conocer mucho del mundo, pero conoces?? Conoces de verdad? Solo has visto las acciones de la gente. Tus experiencias se limitan únicamente a lo que la gente te ha hecho o le ha hecho a otros. No sabes nada de este misterioso mundo desconocido.
  • Las cosas que la gente hace no pueden, bajo ninguna condición, ser mas importantes que el mundo. De modo que un guerrero trata el mundo como un interminable misterio, y lo que la gente hace como un desatino sin fin.
  • Todos nuestros prójimos son los brujos malignos. Y como andas revuelto con ellos, también tú eres un brujo maligno.
  • Piensa un momento, Puedes desviarte de la senda que te han trazado? No. Tus ideas y tus acciones están fijadas para siempre en sus términos. Eso es esclavitud.
  • Muchas cosas que haces ahora, te habrían parecido una locura hace 10 años. Las cosas esas nunca cambiaron, pero si cambio tu idea de ti mismo, lo que antes era imposible ahora es perfectamente posible, y a lo mejor el que logres cambiarte por completo es solo cuestión de tiempo.
  • El deseo de aprender no es ambición. El querer saber es nuestro destino como hombres.
  • Cada vez que sientas, como siempre lo haces, que todo te está saliendo mal y que estas a punto de ser aniquilado, vuélvete hacia tu muerte y pregúntale si es cierto. Tu muerte te dirá que te equivocas, que nada importa en realidad más que su toque. Tu muerte te dirá: Todavía no te he tocado.
  • Si vas a morir, no hay tiempo para la timidez, sencillamente porque la timidez te hace agarrarte de algo que solo existe en tus pensamientos. Te apacigua mientras todo está en calma, pero luego el mundo de pavor y misterio abre la boca para ti, como la abriría para cada uno de nosotros, y entonces te das cuenta que tus caminos seguros nada tenían de seguro.
  • Tú en cambio te sientes inmortal, y las decisiones de un inmortal pueden cancelarse o lamentarse o dudarse. En un mundo donde la muerte es el cazador, no hay tiempo para lamentos ni dudas, amigo mío. Solo hay tiempo para decisiones.
  • Un hombre va al saber como a la guerra: bien despierto, con miedo, con respeto y con absoluta confianza. Ir en cualquier otra forma al saber o a la guerra es un error, y quien lo cometa vivirá para lamentar sus pasos.
  • Tu falla es buscar explicaciones convenientes, explicaciones que se ajustan a ti y a tu mundo.
  • No des explicaciones. No hay necesidad. Todos somos tontos, toditos, y tú no puedes ser diferente.
  • No hay manera de escapar al hacer de nuestro mundo; por eso, lo que hace un guerrero es convertir su mundo en su campo de caza.
  • La experiencia que tengo con mis semejantes me ha mostrado que pocos, poquísimos de ellos estarían dispuestos a escuchar y de los pocos que escuchan, menos aún estarían dispuestos a actuar de acuerdo a lo que han escuchado.
  • Confía en tu poder personal. Eso es todo lo que uno tiene en todo este mundo misterioso. Un guerrero es impecable cuando confía en su poder personal sin importar que sea pequeño o enorme.
  • Todos los caminos son lo mismo: no llevan a ninguna parte. Son caminos que van por el matorral. Puedo decir que en mi propia vida he recorrido caminos largos pero no estoy en ninguna parte.
  • Ahora tiene sentido la pregunta de mi benefactor: tiene corazón este camino?. Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve. Ningun camino lleva a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no.
  • Uno hace gozoso el viaje; mientras lo sigas, eres uno con él. El otro te hará maldecir tu vida. Uno te hace fuerte; el otro te debilita.
  • Solo tenemos una alternativa: o tomamos todo por cierto, o no. Si hacemos lo primero, terminamos muertos de aburrimiento con nosotros mismos y con el mundo. (En cambio) cuando nada es cierto nos mantenemos alertas de puntillas. Todo el tiempo. Es más emocionante no saber detrás de cual matorral se esconde la liebre, que portarnos como si conociéramos todo.
  • Somos hombres y nuestra suerte es aprender y nuestra suerte es aprender a ser arrojados a mundos nuevos, inconcebibles.

🙂