De tanto en tanto,

ante cualquier cosa que estés haciendo,

detente un momento.

Detén todo movimiento

por un brevísimo instante.

¡Sé!