No hay trompetas que suenen

cuando tomamos

decisiones importantes

en nuestra vida.

 El destino se da a conocer en silencio.

😉