Incorporo un nuevo aliado.

Me inclino para ofrecerle

aquello que me da,

sólo puede regalarme

lo que ya poseo.

Siete días lo alimento

siete días me nutro yo,

para reconocer

hay que conocer primero.

¿Cómo se puede echar en falta

lo que ya nos habita?

Siempre regresamos a nosotr@s mism@s.

Las alas de la mente aligeran el corazón.

*

Tubi Tubau en Sincronia