El impensable Dios te pone donde hay. Al elegir tú te haces o te deshaces.