En constante comunión con el Amado dentro de uno,
y un extraño para el mundo.
Aquellos dotados de tal belleza
son verdaderamente raros
en este mundo.