“… Lo que ocurrió después tan solo puede ser creído y valorado por aquellos que saben y comprenden que no es el poderío militar o económico lo que determina la marcha de la historia, sino que es la fuerza del espíritu la que ha permitido a la especie humana ir avanzando a través de un largo proceso de evolución …”

“Amor y destino en Palacio Nacional