Un soplo de maravilloso esplendor pasa sobre las cuerdas del arpa mística y las hace vibrar con amor puro y divino. Este amor es tan puro que el silencio, atento, parece detenerse para escuchar.