“… necesitamos reconocer que la presencia divina se halla en todas las situaciones, y que existe una razón para cuanto sucede.
Es necesario que comprendamos que todo forma parte de la unidad, y que por tanto todas las cosas son en sí perfectas y completas; y que no existe nada que esté equivocado por mucho que nosotros lo juzguemos bueno o malo.
Es necesario que comprendamos que la vida genera un profundo aspecto de la existencia que está en todas partes.
En nuestro estado actual, creemos que vivimos dentro de este cuerpo, que todo lo que se halla “afuera” se encuentra separado de nosotros, y que nuestros pensamientos y sentimientos no van más allá de nosostros mismos.
Creemos que podemos esconder nuestros pensamientos y sentimientos y que ellos no van a manifestarse ni tendrán ninguna consecuencia fuera de nosotros mismos.
Pero esto no es cierto. Todo cuanto pensamos, sentimos y hacemos está conformando nuestro propio mundo, cuyas resonancias llegan hasta las estrellas más lejanas. Estamos creándolo todo en todo momento, de manera mucho más profunda de lo que nunca pudiéramos imaginar”
“La cuarta dimensión”😉