Como un humilde peregrino en el desierto, bajo la influencia de estrellas y esferas celestiales, entre campos magnéticos y lugares de poder y abiertamente expuesto al espíritu y a la naturaleza, me metí a otras dimensiones, explorando y buscando en territorios casi olvidados, y tal como los marakames de la tierra de los sueños habían predicho encontré un edén de oasis: cielo, sol, mar, tierra verde, dunas de oro y desiertos montañosos… Conceptos de prestigitador cósmico, noches de estrellas palpitantes, vía láctea, fornicación celeste, abundancia escandalosa y extravagante, copulación terrestre, sublime bendición, vida de mi vida, la vida de mi vida, Madre Tierra, Pacha Mama, PadreCosmos, Gran Espíritu, Dios Total. Cuando las heridas fueron sanadas, la lección ya estaba aprendida, los sueños restaurados, la búsqueda recomenzaba a otros niveles; niveles de pasión y de fusión, de invención y tradición, sabias mezclas de ciencia y magia, arte y tecnología, raíz y futurismo. El ritmo me exigía ser fiel y verdadero conmigo mismo, a mi condición de mestizo, a mi ser terrestre, a mi alma universal. Me pedía ser agradecido y justificar mi paso por este espacio en este tiempo siempre honrando la raíz y liberando la invención… y así es como me metí en esta subsiguiente zona incógnita del ser… dentro de este territorio me encuentro hoy, y el camino en si es un ritual cabalístico, una ceremonia de por vida, una permanente realización existencial, y una interminable celebración, y en este camino he descubierto que la verdad no esta en el encuentro, esta en la búsqueda, también he aprendido que la felicidad no es un destino, es una jornada, y final y claramente veo que… la atención no es para el mensajero, es para el mensaje”… Así que el mensajero significativamente desaparece hacia la zona del egozero dentro del unoser, pero el mensaje permanece en toda su verdad.

RE-EVOLUCION ALTERNATIVA