Imaginó la tierra como como un gran tablero. “Somos fichas de millones de colores diferentes, movidas por ese Dios interior cuya esencia compartimos todos”. La partida no tiene comiemzo, no tiene final. No ganan individuos o equipos, gana la evolucion de la consciencia.

Alejandro Jodorowsky